Un enano se quedó mirando

Este cuento es muy especial porque…¡lo escribió mi hermano! (a la izquierda en la foto; sí, la foto nos describe bastante).

IMG-20190421-WA0309

Un día en que el susodicho andaba un poco molesto (“estoy aburrido”, me recordaba cada 12 segundos), se me ocurrió ofrecerle un juego: yo le iba a tirar frases al azar y él iba a tener que improvisar un cuento en el momento. Increíblemente, aceptó este juego super nerd, y escribió un cuento muy bueno, que quiero compartirles.

Las frases y palabras que usó fueron: “Un enano se quedó mirando” , “fuego”, “tortuga”, “sos una joya” , “ese corazón vale oro” y “¿fue magia?”
¡Que lo disfruten!

UN ENANO SE QUEDÓ MIRANDO

Una vez fui a pasar 3 días a la casa de mi mejor amigo, Valentino; porque, ehhh, ¡no sé! estaba aburrido, solito en mi departamento.

Uno de esos días, por la mañana temprano, se escuchó el molesto ruido de una cortadora de césped. Era un tipo bajito, viejo y barbudo. Era el vecino cascarrabias, que vivía solo en una antigua casa. Había muchos rumores sobre cosas sobrenaturales que pasaban ahí.

Al tercer día, eran como las 5:30 de la tarde cuando de repente…

-¡Cuidado! ¡La casa se prende fuego!-. Dijo Valentino mientras estábamos merendando. Su tortuga había mordido un caño de gas causando una gran explosión.

Por suerte nadie salió herido gravemente (salvo por algunos raspones y golpes). En general todos tuvimos buena fortuna, salvo la billetera de mi amigo, que se quedó sin “fortuna”.

Unos días después del incidente, él fue a hacer papeleos para contratar obreros y poner en marcha la reconstrucción, lo fui a acompañar y le pregunté

– Che Valen ¿Dónde dormiste esta semana? –, él me dijo que estaba alojado en un hotel que había reservado la mañana del viernes (día siguiente al incendio). Cuando me contó eso pensé que ya tenía bastante para pagar, entonces le ofrecí que, hasta que terminen las reparaciones de su casa, se quedara conmigo. Val me respondió: “¡Oh, que buen amigo! Sos una joya, porque ese corazón vale oro”.

Luego de pocos meses, su hogar ya estaba como nuevo, cosa que nos hacía pensar “¿fue magia?”, teniendo en cuenta que casi media casa se había quemado.

Después de varias semanas, Valentino, ya viviendo en su casa, se había vuelto loco. Se la pasaba diciendo que le pasaban cosas extrañas y sobrenaturales. Finalmente, cansado de él, fui a su casa a ver esas “cosas”, y al entrar tuvimos una visión del fuego y una voz que decía: “De nada”.

Levantamos la mirada, y un enano se quedó mirando a mi amigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s